Estudios|Estudios > Perfeccionamiento

Aprendiendo a ser autodidacta

Escrito por admin / 5 de marzo de 2009

El concepto actual de autoformación se sustenta en la tradición de la mejor pedagogía activa, donde el sujeto interesado en aprender se convierte en el director de su propio aprendizaje. Sin embargo, sobre todo durante gran parte del siglo pasado, esta forma de aprender fue deslegitimada en su momento por los pedagogos más clásicos, al considerarla una forma excesivamente liberal de aprender. Por suerte, esa apreciación ha quedado caduca y actualmente las empresas valoran muy positivamente ese autoprendizaje. Éste es el primer paso hacia la productividad, una toma de iniciativa individual (que también debe ser coordinada) que es fundamental para el funcionamiento óptimo de una empresa.

Hoy en día la percepción que se tiene del autoaprendizaje es diametralmente opuesta a la que un día tomaron los pedagogos clásicos del siglo pasado. Hasta el punto de que no sólo desde las universidades se impulsa a los alumnos a que sigan aprendiendo por su propia iniciativa, sino que también las empresas han comenzado a valorar positivamente estas cualidades en sus trabajadores: un mundo en continuo desarrollo precisa trabajadores que sepan responder adecuadamente a los retos que implica ese continuo cambio de tecnologías y retos competitivos.

Beneficios del autoaprendizaje

Gran parte de los profesionales del ámbito educativo coinciden en afirmar que el mayor beneficio del autoaprendizaje radica en la capacidad que éste otorga al individuo de aumentar su conocimiento partiendo de las destrezas que ya tiene y domina, permitiendo así al sujeto personalizar al punto exacto su propio camino educativo.

En relación con esa personalización del aprendizaje también podemos destacar la motivación que para la propia persona supone este proceso. Uno de los mayores incovenientes de la educación tradicional -maestro/alumno- se centra en la ausencia de motivación por parte del alumnado y que por lo general aboca al fracaso. Al contrario de esto, el aprendizaje autónomo resulta más motivante porque parte de unos intereses establecidos previamente por el alumno que facilitan la asimilación de nuevos conocimientos.

La autoeducación para el estudiante a distancia

Si en la enseñanza tradicional la autoeducación tiene un papel importante, mucho más lo es si hablamos de alumnos que estudian a distancia. Aunque España dista mucho de los países anglosajones en lo que a educación a distancia se refiere, la situación actual nos invita a ser optimistas y a considerar muy positivamente la autoeducación como un alternativa educativa esperanzadora. Puesto que siguen siendo las propias instituciones universitarias las que delimitan al máximo los currícula de las carreras que ofrecen.

Para un estudiante a distancia, el autoaprendizaje se convierte en su principal forma de asimilación de conocimientos. Alejado de las entidades educativas, el alumno debe organizar no sólo los contenidos que debe aprender sino también debe ser capaz de reestructurar su tiempo para adecuarlo a las exigencias que le exige cursar una carrera desde casa. El esfuerzo que supone afrontar una carrera a distancia por primera vez irá disminuyendo conforme el estudiante se vaya convirtiendo en autodidacta. Un objetivo que se habrá logrado cuando el estudiante haya aprendido a asignarse el tiempo para realizar tareas, su tiempo de estudio o el destinado a la búsqueda de bibliografía para trabajos.

Tags: , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario